Seguidores

sábado, 23 de mayo de 2015

Michael Moore y la brillante socarronería política



Uno de los cineastas más odiados del mundo, hasta el punto de que no pocos le consideran un simple panfletario. Pero si no le tragan es porque Bowling for Columbine (2002), Fahrenheit 9/11 (2004) y (2007) dan en la diana en sus distintas exposiciones: sobre la violencia con armas de fuego en Estados Unidos, la toma del poder de George W. Bush y las mentiras acerca de la última Guerra de Iraq y el vergonzoso sistema sanitario estadounidense. Y no importa si en ocasiones peca de efectista, e incluso algunas, las menos, de manipulador; la inmensa mayoría de los hechos que muestra son eso, hechos, sus argumentos y tesis principal resultan difícilmente refutables y, además, su agilidad en el montaje, con secuencias que brillan cuando deben brillar, su descaro y su sentido del humor de veras encandilan a quien se acerca a su cine sin prejuicios, al tiempo que le abren los ojos y le indignan.

http://canalcultura.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario