Seguidores

sábado, 11 de septiembre de 2010

Primer Congreso Nacional del Movimiento Campesino Indígena (MNCI),

Quince provincias. Cincuenta organizaciones. Dos mil campesinos e indígenas. Y una decisión: implementar en Argentina una reforma agraria integral y una política real de soberanía alimentaria –producción de alimentos sanos para alimentar a la población local–. Serán los ingredientes del Primer Congreso Nacional del Movimiento Campesino Indígena (MNCI), que se desarrollará a partir de hoy, durante cuatro días, en Buenos Aires y donde tomará forma un inédito plan de desarrollo para la pirámide del sector rural argentino, familias campesinas que siembran sus propias parcelas, criadores a pequeña escala y trabajadores rurales sin tierra. Participarán referentes campesinos de la región, nucleados en la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) y delegados de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).


Desde el MNCI, que impulsa un modelo agropecuario en las antípodas de la Mesa de Enlace, explican que el hambre no tiene su origen en la falta de alimentos, sino en la injusta distribución y adelantan que, durante el encuentro, expondrán estrategias de producción a gran escala de alimentos sanos, libres de agroquímicos, cosechados en chacras trabajadas por familias ancestrales.
Apuntan contras las empresas Cargill, Dreyfus, Bunge, Nidera, Syngenta, AGD y Monsanto, entre otras, como las responsables del modelo agropecuario de Argentina y guardan un párrafo al rol de los grandes grupos mediáticos: “Repudiamos la manipulación de la información por parte de muchos medios de comunicación que han ocultado la diversidad del campo argentino y han desfigurado los rostros del genuino trabajador y trabajadora rural.”
La reforma agraria es un reclamo tan antiguo como vigente. Aunque anclado en las luchas de la década del ’50 y ’60, la Vía Campesina Internacional –organización de campesinos e indígenas presente en 69 países de cuatro continentes– retomó la histórica demanda y la reformuló como una acción imprescindible para asegurar la producción de alimentos, eliminar el hambre y frenar la avanzada transnacional sobre tierras ancestrales. Vía Campesina también desarrolló el concepto de “soberanía alimentaria”, que implica el derecho de los pueblos a producir y consumir alimentos sanos, suficientes y nutritivos, adaptados a las culturas y costumbres locales.


Por la acción de Vía Campesina, el debate sobre reforma agraria integral y soberanía alimentaria ingresó a la agenda de la FAO y también de los gobiernos de América latina, donde los movimientos sociales dan el debate frente a los funcionarios. Una referencia es Brasil, donde existen cinco organizaciones que forman parte de Vía Campesina, entre ellas el Movimiento Sin Tierra (MST) y el Movimiento de Pequeños Agricultores (MPA), que pusieron ambos temas en la agenda del presidente Luiz Inácio Lula Da Silva.
El Movimiento Campesino Indígena es la referencia argentina de Vía Campesina Internacional. El Primer Congreso Nacional apunta a instalar el debate sobre la reforma agraria y la soberanía alimentaria en la agenda política del país, y así demostrar que el campo argentino es mucho más que soja y que la Mesa de Enlace.

Artículo completo en:
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-152937-2010-09-10.html

más información: http://www.prensadefrente.org/pdfb2/index.php/a/2010/09/10/comienza_el_primer_congreso_del_mnci

No hay comentarios:

Publicar un comentario